Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

CUATRO ACTOS, UN GUIONISTA, UN ACTOR Y UN TELÓN QUE YA CERRÓ

Imagen
Lo mencioné en mi primer post y creo que es bueno que esta novelilla no termine empolvada en mi librero. Internet es lo mejor. 

PROLOGO La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad, saliendo fortalecido y alcanzando un estado de experiencia profesional y personal. Desde la Neurociencia se considera que las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés,soportando mejor la presión, Esto les permite una sensación de control frente a los acontecimientos de mayor capacidad para afrontar los retos. Instituto Español de Resiliencia 

En el libro Autobiografía de un espantapájaros, del cual nace la inspiración para estos relatos, queda comprobado, mediante los relatos allí narrados, que las personas no quedan encadenados a los traumas por toda la vida, sino que cuentan con un antidoto, la resiliencia, que no es otra cosa más que una actitud vital positiva que estimula a reparar los daños sufridos convirtiendolos, a veces, hasta en obras …

Capítulo 1. El adiós que más duele

Imagen
"Y es que ni siquiera imaginé que esa despedida sería la última que tendríamos, de haberlo sabido, le habría dado más besos, le habría dicho más cosas, le habría agradecido por todo, lo habría abrazado para siempre a mí"
El lápiz golpeteaba rítmicamente sobre el escritorio, mientras el cuadernillo frente a mis ojos seguía en blanco.
No se supone que fuera tan complicado escribir una poesía. En realidad no lo era, lo sabía. Tan sólo debía aparecer una idea en mi cabeza y las ideas comenzarían a fluir. Se escaparían de mis dedos y se instaurarían en el papel que esperaba ansioso sobre el escritorio, tal como había pasado mil veces ya.
Una idea... Un tema... Una imagen... Solo eso faltaba para que la imaginación comenzara a correr.
La radio le hacía segunda al silencio que me apabullaba. Sabía que eran ecos de una vida que me gritaba —Ten, toma inspiración.
Pero no estaba segura de querer ayuda pues, después de todo, era mi corazón quien deseaba escribir, que por tinta ofrecía su pr…

Capítulo 2. El héroe que ya cayó

Imagen
"Su capa ya no la mecía el viento, su recta postura se había encorvado, la fuerza de sus brazos se había ido, pero sus ojos seguían reflejando la valentía que me hacía sentir segura"

Mi hijo estaba creciendo y ya no me necesitaba para muchas cosas. Ahora podía alcanzar la pasta de dientes de la repisa del baño, podía atarse las agujetas solo e incluso era capaz de ir por la calle sin tomarme de la mano, y eso me gustaba. 
Mi hijo estaba creciendo y había cosas desapareciendo, entre ellas su necesidad de mí y también la admiración que notaba en sus ojitos cada que veía venir a su papá, y eso no me gustaba mucho.
Tal vez era normal que perdiera la admiración por nosotros. Ahora que no era pequeño muchas de las cosas, que antes eran maravillosas, habían perdido su encanto. Él ya no las veía imposibles, ni tampoco inalcanzables, era normal que la admiración se fuera. Pero me disgustaba que se llevara el respeto consigo.
Ahora ya no quería ser como papá. Ahora un astronauta era mejor…

Capítulo 3. Arruinado por el silencio

Imagen
“La respuesta estaba en lo que no escuchó y la verdad en lo que no quiso ver”
Llegué al teatro, caminé por el pasillo central y me detuve justo frente al escenario. El telón estaba corrido y el escenario listo para usarse. Faltaban tres horas para la presentación y aún quedaban cosas por preparar, detalles que afinar.
El papel estelar. La obra de mi vida. No, era mucho más que eso. Era el reflejo del dolor más grande por el que mi alma había pasado. Era la única forma de poner fin a esa situación inconclusa que tanto daño me había hecho.
Segundo a segundo las butacas del teatro comenzaban a llenarse, al mismo tiempo que los nervios comenzaban a invadirme. Actuar frente a tanta gente no era la primera vez que lo hacía, pero esta vez, no solo mi imagen quedaba expuesta, mi alma se desnudaría también.
El telón se abrió y allí estaba yo, luciendo tan radiante como se supone debe lucir la actriz principal. Miré con despacio a mi alrededor, todo para asegurarme de que no hubiera una sorpresita…