Navidad

Mientras sigo aguantando el frío de la recepción, viendo como pocas personas entran y salen del hotel, aún escuchando a mis compañeros siendo invadidos por el espíritu infantil —literal, están jugando con motos miniatura—, moqueando y lagrimeando por la gripe y pensando como decirle a mi mamá que tendremos nuevo integrante en la familia —compraré un gato— imagino las familias corriendo por los preparativos de la cena de esta noche.

"La navidad no es lo mismo" lo he escuchado y puedo sentirlo. Incluso hace un par de años estaba en casa pensando en la cena y hoy estoy recluida en mi trabajo donde pasaré todo el día aguantando el frío que hace por acá.

Lo cierto es que la navidad no ha cambiado, puedo verlo en mi vecina que espera ansiosa que llegué el niño Dios esta noche, la ilusión de esperar regalos es el mismo en los ojos de mis sobrinas y esa alegría de reunir a la familia es la misma de todos los años en mi abuelita.

Navidad no ha cambiado. O tal vez sí. Las luces en mi casa han aumentado, este año todos trabajamos así que el presupuesto ha aumentado. Pero hoy, a menos de doce horas de iniciar la cena de navidad, cada uno está en su trabajo, ansiando volver a casa a dormir y sabiendo que llegaremos a reunirnos con otras siete familias que llegarán de trabajar también a convivir con personas igual de cansadas que ellos.

Navidad cambió. Hoy los regalos son más caros, pero tienen menos sentimiento. Y es que ahora nadie tiene tiempo de sentarse a escribir una nota de buenos deseos, ¿y para qué esforzarse si en la mercería las venden con mejor caligrafía?.

No, navidad no cambió. Rezar alrededor del nacimiento, cantando villancicos muy conocidos mientras mi mamá se enrabia porque sus hermanos no le dan la seriedad suficiente al nacimiento del hijo de Dios, se ha vuelto una tradición. Cada año es igual. Navidad no cambió.

Pero la preocupación del sabor del atole cambió por la de cantidad de alcohol. La piñata que todos queríamos apalear ya no estaba en la lista de cosas a comprar para la cena de Navidad. No habrá pastel, ni envoltorios; solo una cena desabrida elegida por mera comodidad. Y resulta que Navidad si cambió.

«Ojalá no fuera navidad hoy» no puedo evitar pensarlo. Pero sé que el panorama no será tan malo a final del día. Alrededor de la fogata, bromeando, cantando, bailoteando nos olvidaremos del tedio que a todos nos causa el rezar el larguísimo rosario antes de cenar. La cena será mala, pero todos cenaremos. La música a disgustos e igual todos cantaremos. Las charlas sin sentido y las risas a lo idiota retumbarán en mi cabeza haciéndome olvidar de la gripe.

Y es que cada año es lo mismo, Nos quejamos todo el día para disfrutar toda la noche; le sonreímos a gente que no vimos en todo el año y que nos da gusto saber que aún respiran; y abrazaremos a los que queremos de vez en cuando. Entonces agradeceré que sea navidad y rezaré con gusto para que el año próximo todos nos volvamos a encontrar.

Y mis buenos deseos se extienden más allá de mi familia. 
Que esta navidad sea el pretexto perfecto para volver a ver a quien no siempre tienes tiempo de encontrar; que sea la razón de enviar ese mensaje que siempre se atora en tu buzón; que sea la razón perfecta para abrazar a todos los que quieres mucho y a veces no tanto. 
Que esta navidad renazca en tu corazón las ganas de celebrar y amar. 
Con mucho cariño te deseo:



Comentarios

  1. Un bonito texto, algo triste y a la vez alegre. No sé como explicarlo, pero me ha llegado profundo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que vengas a leerme. Yo te he leído un poco ya y me ha gustado.
      Gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  2. Es muy tierno y muy cierto. Muchas felicidades y que lo hayan pasado bien en tu casa. Felicidades por el nuevo miembro gatuno de la familia también.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y lamento desilusionarte u.u la tienda de mascotas no tenia gatos ㅠ.ㅠ
      Pero no me rindo, tener un gato será de mis propósitos de año nuevo xD

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares