Las benditas llaves




"Ser despistada es enfrentarse al acto místico de que las cosas desaparecen frente a tus propios ojos"






Estaba como loca, un estado casi natural para mí, buscando y rebuscando por toda la casa y, de mis benditas llaves, no había ni rastro.

Busqué en tantos cajones como había en mi casa, debajo de cada cama, cada mesa, cada sillón y nada. No podía creer que hubieran desaparecido cuando hace apenas unos minutos las había visto, aunque no recordaba en donde. 

Cansada, desesperada y al borde de las lágrimas; decidida a no asistir a ese evento al que iba por de más tarde, me dejé caer en el sofá de la sala. Estaba estresada sobremanera mis mandíbula temblaba por la frustración contenida y, furiosa, aventé eso que mi mano tenía rato empuñando fuertemente. Mis llaves. 




¿Les ha pasado?. Pero bueno, aprendí una muy importante lección: Si no encuentras lo que buscas, revisa tus manos. 

Comentarios

Entradas populares