Espacios que se encogen






"Ser despistada es tener siempre en mente que las cosas no son lo que parecen"






Al fondo de la casa, en mi habitación, tirada en la cama estaba revisando lo que pudiera revisar de mis múltiples redes sociales; cuando el teléfono de mi casa sonó.

"¡Contesten!" alguien en la segunda planta gritó y, a sabiendas que era la única en el piso de abajo, corrí a la sala escuchando el cuarto timbre del teléfono. 

«Si paso» pensé al ver el poco espacio entre las sillas del comedor, que estaban desacomodadas, y el altillo de la cocina que separaba ambos espacios. Pero tal vez el espacio no era mucho, o no soy tan delgada como creía, porque mi costado derecho se chocó brutalmente con la plancha de concreto que era el altillo de mi cocina. 

—¡Auch! —hice mientras levantaba la bocina del teléfono. 

—¿Chocaste? —la voz de mi madre al otro lado del auricular 
.
—Con el altillo —informé presionando con fuerza el lugar afectado, como queriendo contener todo el dolor que desprendía. E intentando no llorar recibí el recado que tenía mi madre para hacer. 




¿Les ha pasado?, a mí me pasa con todo. Creo que no hay cosa en mi casa con la que no haya chocado. Lección cuatro: No correr en espacios reducidos, ni con muchas cosas, 

Comentarios

Entradas populares de este blog

52 Retos de escritura 2017

52 Retos de Escritura 2016

Nuevo año