El maldito bolígrafo






"Ser despistada es aprender a vivir con el hecho de que las cosas siempre estarán donde menos lo esperas"





Como loca —otra vez—, levantando cuadernos, libros, los pies; revisando la mochila y espacios cercanos a mí y mi maldito bolígrafo no estaba en ninguna parte, ni en mis manos, ellas estaban libres de culpa esta vez.

—¿Qué buscas? —preguntó Saira, mi compañera de clases y de asiento.

—Mi lapicera —dije con cansancio, Recién había terminado la clase y la había dejado de usar justamente hace unos minutos—. No sé donde la puse. —Saira me miró con una mezcla rara de burla y compasión.

—En la cabeza —dijo después de que mi ceño se frunciera al verla. Llevé mis manos a la cabeza y la encontré, ensartada en mi coleta de cabello.




¿Les ha pasado?. Y mi lección número dos fue: Si no está en tu mano, revisa tu cabeza. Literalmente. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

52 Retos de escritura 2017

52 Retos de Escritura 2016

Nuevo año