Calles desconocidas





"Ser despistado es tener la fortuna de sentir la adrenalina de lo desconocido en tu propia ciudad"







Era el cumpleaños de mi mejor amiga, me había invitado a comer a su casa y acepte, por fortuna para mí esta no era la primera vez que visitaba su casa, aunque la colonia en que vivía ella era una que yo no conocía demasiado. 

Conocía el camino hasta su casa, de eso estaba segura, pero como buena despistada que soy, en alguna parte del camino equivoqué una vuelta, terminando en una calle completamente desconocida.

Pero dicen por ahí que todos los caminos llegan a roma ¿no?. Pues ojalá mi amiga hubiese vivido en Roma, porque desconocí una a una todas las calles que crucé. 

—¿Vas a venir? —preguntó mi amiga que, al no verme llegar, me había contactado por teléfono. 

—En cuanto me entere en donde estoy parada y como se llega a tu casa —le dije.

—¿Te perdiste? —se rió—, describe tu entorno —dijo fingiendo la voz y en un tono tan serio como el de mi profesor de lengua española. 

Comencé a darle las señas del espacio que actualmente cruzaba y la vi doblar la próxima esquina. 

—Casi llegaste —dijo y la abracé, entonces la seguí y llegamos a su casa una calle después de donde yo estaba completamente perdida.





¿Alguien se ha perdido en su propia ciudad?, a mí solo me ha pasado como cuatro veces TTnTT
Lección cinco: Evitar las calles nuevas, si no estoy dispuesta a una nueva aventura de exploración. 

Comentarios

Entradas populares