Capítulo 4. Donde el camino se parte



“Andar en tu compañía fue grato. Pero es momento de seguir la una sin la otra, y buscar ser felices por si solas. Suerte en tu camino, yo recordaré lo bueno que fue caminar a tu lado. Y siempre desearé para ti lo mejor de lo mejor.”

A poco del final, pisando la salida, percatándome que, a partir de poco, las cosas serán diferentes, sabiendo que deberé caminar un nuevo rumbo, no me queda más que agradecer lo que pasó y terminar bien lo que bien empezó.

Sintiendo la emoción de un final tan esperado, de un final que marca el inicio del resto de mi vida, de un final que quedara enmarcado con la nostalgia de lo que dejaré atrás, de lo que ya no será igual, por más que lo intente, por más que lo quiera, diré. 


CARTA DE DESPEDIDA.
A mis compañeros de clases, compinches de aventuras, amigos irremplazables, a mis mejores recuerdos de mi paso por la universidad, pasajeros en mi destino, a todos ustedes, grandes hermanos de mi tiempo en la educación superior: gracias por compartir conmigo este tramo del camino, gracias por escuchar, por decir, por estar ahí.

Aquí es donde el camino se parte. Pero no se olviden que, aunque las distancias entre nosotros sean grandes, nuestros corazones están atados por cuatro años y medio de vida que nada ni nadie borrarán de nosotros.

Y digo que este no es un adiós, es un hasta luego. El destino nos unió y, aunque la distancia nos separe, los lazos que creamos nos mantendrán siempre unidos. Y, con un poco de suerte, el mismo destino nos reencontrará algún día.

Hoy, que estamos a nada de correr cada quien para su lado, me permitiré dirigirles las palabras que mi corazón quiere gritar.

El día que iniciamos la universidad ni siquiera imaginé lo importante que muchos, de todos esos desconocidos, llegarían a ser para mí. Ese día tampoco pasó por mi cabeza que este día llegaría. Al menos no de la forma que está llegando.

Ese día, hace poco más de cuatro años atrás, me ilusionaba el día de hoy, el día del final, el día en que yo terminaría una carrera y sería toda una profesional. Ese día, cuatro años y medio atrás, era feliz por ser yo una universitaria, por iniciar una etapa muy esperada. Ese día no me imaginé que hoy, casi cinco años después, sería feliz porque ustedes terminarían conmigo esta etapa. No imaginé que no sería el final lo que más me gustara. No pensé que lo que más agradecería sería el camino y la compañía. Pero hoy lo sé y por eso digo: Gracias.

Pasamos buenas y malas, altas y bajas, gratos momentos y algunos desventurados. Nos quisimos, nos odiamos, nos peleamos y nos reconciliamos. Y no una, varias veces y a veces por la misma razón.

Era normal supongo. Éramos tantos y tan diferentes compartiendo el mismo espacio que no era para menos desacuerdos y malos entendidos; cada quien poniendo de relieve sus ideas, sus creencias, sus pensamientos y deseos.

Entonces no imaginamos que, con el tiempo, lograríamos un, no solo impresionante, casi increíble, nivel de tolerancia, sino la unificación de gustos, necesidades e ideas.

Crecimos juntos. No. Hicimos más que eso. Maduramos juntos. Superamos multitud de situaciones similares incluso en ámbitos extraescolares. Y nos retroalimentamos y apoyamos en lo que pudimos. Incluso logramos que nacieran amistades donde no había posibilidad alguna. Logramos tal grado de empatía que, cuando volvimos a ver, era simpatía. Ya no solo nos comprendíamos, nos entendíamos. Algunos incluso nos queríamos.

Sé que no es correcto hablar por todos. Pero como psicólogos deberán entender y asumir que hablo desde mi muy personal y propia concepción del tiempo transcurrido.

En lo personal agradezco lo que de todos recibí. Agradezco las amistades, aunque algunas fueran situacionales, que me hicieron sentir bien y me ayudaron a levantar y seguir, y que se sentaron conmigo cuando no estaba lista para seguir el camino.

Y no crean que reclamo, mucho menos recrimino por haber perdido lo que creí verdadero o por las falsedades que pasaron en mí. Sé que, incluso de la situación más mala, siempre habrá algo bueno. Siempre lo creí y aún lo creo. Irónicamente, de las malas experiencias aprendí más que de las buenas. Con un poco de sarcasmo quizá, pero también agradezco por eso.

De mi parte no pretendo remediar nada. Considero que no tiene caso ya. Ahora solo espero que lo, poco o mucho, que cada uno obtuvo de mí sea suficiente para dejar en ustedes un grato recuerdo. Para que en diez años, mientras ven las fotos de nuestra graduación, puedan decir “Mira es Eréndida” y logren sonreír.

Para todos hubo personas más importantes que otras en este tramo. No fue diferente en mí. En esas personitas espero haber déjalo la inquietud que dejaron en mí. Esa espinita que nos obligará a desagendar nuestra próxima vida de trabajo y vida personal para tomar un café, un refresco o un buen vino y recordar. Dejando tiempo para seguir siendo participes de la vida del otro.

Deseo poder verlos a todos de vez en cuando. Deseo poder seguir siendo testigo de sus logros y hazañas. Pero si no sucede estaré bien, imaginando y creyendo que les va tan bien como me gustaría.

Hoy, que cerramos un ciclo de vida que iniciamos juntos, no queda más que decir gracias por lo que cada uno dio para que estos años de convivencia fueran lo que fueron, para que tuvieran el peso requerido para quedarse gravados en mi corazón.

Señores psicólogos: lean mi lenguaje corporal, analicen mis conductas, interpreten mis palabras y dense cuenta que no hay hipocresía, que no son mis palabras para quedar bien. Recuerden que hemos aprendido que no necesitamos quedar bien con todos.



Hoy son mis emociones y más sinceros sentimientos los que hablan por mí. Mi garganta les presta el medio para que lleguen a ustedes, para que les abracen y les digan: GRACIAS POR COMPARTIR TANTO CONMIGO, GRACIAS POR ACOMPAÑARME Y PERMITIRME ESTAR AHÍ. MUCHAS GRACIAS. 

Comentarios

  1. Muy emotiva la carta, incluso me he sentido identificada en mis deseos de ser un buen recuerdo para gente con la que ya no tengo contacto. Varias frases se me han quedado, como la de las amistades situacionales y lo de "no necesitamos quedar bien con todos". Me ha gustado mucho, felicidades por la obra. Ha sido muy entretenida de leer.
    Espero que sigas publicando cosas por acá.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Planeo hacerlo. Quiero darle un respiro a wattpad de mi xD y dedicarme a otras cosas. Igual de no productivas, pero algo diferentes. Mi tdah me está reclamando ㅠ.ㅠ
      Gracias por leer.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares